Nicanor y Violeta Parra

Hijos de San Fabián

EN 1996, Nicanor Parra visitó San Fabián. Lo recibió el alcalde de entonces, Iván Contreras. Fueron días de reencuentro con su tierra de infancia, con los chivos, los cerros de Las Guardias, el aroma a cordillera. Nicanor recordaba el cerezo que plantó su padre, que era profesor primario y músico. Sobre él escribió: “Lo reconozco bien. Éste es un árbol que mi padre plantó frente a la puerta. Ilustre padre que en sus buenos tiempos fuera mejor que una ventana abierta. Desde entonces ha pasado tiempo, podría decirlo con certeza. Todo está igual, seguramente. El vino y el ruiseñor encima de la montaña”.

También permanecía el pozo donde la familia se abastecía de agua, y los dos viejos sauces entremedio de los cuales se erigió la casa de madera que albergó a los Parra. Nicanor recordaba muy bien los cerros, porque de pequeño pasaba largas jornadas cuidando chivos. Ricardo Valenzuela, trabajador agrícola de la zona que lo acompañó en esa ocasión, recordó más tarde: “Lo primero que me dijo cuando se bajó del auto y entró en el terreno fue recordar cuando tenía que cuidar a los chivos que pastaban en los alrededores. Él tenía cuatro o cinco años y se acordaba perfecto de cómo jugaba con piedras para entretenerse y pasar el rato mientras 

tenía que vigilar a los animales. Ese día se emocionó al regresar a este lugar. Anduvo recorriendo, mirando los cerros que rodean el sector y lo que más repetía era que pasaba muchas horas en soledad, sólo con la compañía de los chivos y que por eso había memorizado tan bien el paisaje de Las Guardias”.

Se le organizaron festejos en su honor que el poeta aceptó de buen grado. Se le veía cómodo, a sus anchas. genuinamente contento en San Fabián. Cuando recibió la categoría de Hijo Ilustre, escribió sobre el acta: “Acepto siempre que por Hijo Ilustre, se quiera decir hijo pródigo. Gracias. Nicanor Parra 96”.

 


Respecto al nacimiento de Violeta, existe la certeza de su origen sanfabianino, corroborado por su hija Isabel en El libro mayor de Violeta Parra, y por la Fundación Museo Violeta Parra, que en su entrada subraya en letras doradas que la cantora nació en San Fabián de Alico el 4 de octubre de 1917.

 

La vecina Flor Parra, descendiente del clan Parra, reafirma esta conclusión : "Sí, nació acá y cuando volvió de adulta salía a cantar con mi tía abuela, con la señora Natalia Rosales y mi tía abuela Amalia Parra Sepúlveda, prima de Violeta y de Arsenio Parra (Cheñito)". 

 

Daniel Mena, también descendiente, recuerda: “Mi mamá (ya fallecida) era prima de la Violeta y Nicanor. Ella siempre fue más cercana a la Violeta y por lo que me contaba, eran bien unidas. Mi madre también era cantora y las dos, junto a Natalia Rosales (una amiga en común) salían a cantar por las trillas”.

 

El 10 y 11 de febrero de 2017, San Fabián tuvo el alto honor de recibir a Isabel y Tita Parra, hija y nieta de Violeta, ambas artistas, cantautoras y prosecutoras de una tradición familiar que tanto ha enriquecido la cultura chilena. Fue un reencuentro con la tierra donde nació Violeta, su madre, abuela y artista universal. 

 

 

Fuentes:

-Archivo fotográfico Universidad del BíoBío.

-"Tras la huella de los orígenes de la antipoesía en San Fabián de Alico".

La Discusión de Chillán. Escrito por Carolina Marcos. 22/04/2012

-Hugo Villegas, vecino de Las Guardias, memorialista y presidente del Comité Cultural Nido de Parras.

-Flor Parra Marabolí y Daniel Mena, vecinos sanfabianinos y descendientes de Nicanor y Violeta.


Escribir comentario

Comentarios: 0