Celebración de la Cruz de Mayo en San Fabián

Que viva la Cruz de Mayo, con porotos y zapallos

El concejal Jaime Meriño mantiene viva la tradición en el sector El Maitenal. Invita a los vecinos a compartir en torno a una enorme fogata. Predomina la alegría, la buena intención, los recuerdos que afloran y se iluminan con la llamarada.

La tradición afirma que se prendían fogatas para que las ánimas que bajaban del cielo no se perdieran. Cada vecino solía encender una fogata y en medio de la noche cordillerana se lanzaban gritos divertidos unos a otros creando un jolgorio colectivo que retumbaba en todo el valle. 

¡Que viva la Cruz de Mayo, con porotos y con zapallo y los calzones de la señora Chayo! gritó alguien en medio de la penumbra desatando las risas.

Para combatir el intenso frío, el concejal y su familia repartieron un sabroso navegado y luego invitaron a degustar asado de chivo, pebre y tortilla.

 

La parroquia de San Fabián y el conjunto Voces Cordilleranas organizaron la Cruz de Mayo a la vieja usanza. Rezo del rosario, canto de letanías, cantos a lo divino, vestidura de la cruz con flores y adornos, procesión dentro del templo y un delicioso compartir gastronómico. La incesante lluvia impidió encender la gran fogata que estaba predispuesta en el sector de la Virgen.


Escribir comentario

Comentarios: 0