Inauguración de Plazoleta Mirador Mayor Rojas Sáez

El jueves 7 de diciembre, al lado de la Subcomisaría de San Fabián, se inauguró la Plazoleta Mayor Juan de Dios Rojas Sáez, Veterano de la Guerra del Pacífico. Asistieron el Alcalde Claudio Almuna junto a Concejales; el Teniente Coronel Alejandro Sandoval; el Capitán de la Subcomisaría de Carabineros de San Fabián, Erick Venthur; familiares del veterano de guerra, junto a banda y destacamento del Regimiento Nº 9 de Chillán.

Un representante del Ejército de Chile ofreció unas sentidas palabras a los concurrentes a la solemne ceremonia:

"Estamos aquí para rendir un tributo al soldado que combatió en la Guerra del Pacífico, y que enaltecido en su corazón juró dar cumplimiento sagrado de rendir la vida por amor a Chile. Hace 134 años partió sin la certeza de sobrevivir, entregando su vida si fuera necesario, por el patriótico deseo de ver flamear la bandera en lo más alt de los mástiles de nuestro país.

Al inicio de la Guerra del Pacífico el ejército estaba integrado por menos de tres mil hombres, entre oficiales, sargentos, cabos y soldados de planta. En pocos meses llegó a ser el más poderoso de América, con casi cincuenta mil hombres en armas. Es decir, de cada diez hombres, ocho eran reclutas instruidos para defender los intereses de la nación. Es así como en el año 1883, con tan solo 19 años, Juan de Dios Rojas Sáez, integra este selecto grupo de ciudadanos, convirtiéndose rápidamente en excelente soldado.

Hace 138 años comienza a forjarse en hierro la historia de una de las más grandes hazañas militares de nuestro país, del cual participó este soldado, combatiendo en las batallas de Arica, Tacna, Chorrillos y Miraflores. Cuando la Guerra del Pacífico llegaba a su etapa decisiva, el aguerrido ejército chileno expedicionario a Lima se alistaba para una de sus batallas. Fue entonces que los comandantes formaron unidades para dar lectura a una proclama del cuartel general: "Mañana al aclarar el alba caeréis sobre el enemigo y al plantar sobre sus trincheras el hermoso tricolor chileno, hallaréis a vuestro lado a nuestro general en jefe que os acompañará a enviar a la patria ausente el saludo del triunfo diciendo con vosotros Viva Chile". Es así como queda el testimonio que nuestros soldados de antaño no buscaban una forma de vida sino que dejaban todo lo que tenían para asumir el puesto de chilenos en la defensa de nuestra patria, de lo cual hoy debemos sentirnos orgullosos como nación, ya que nuestros soldados jamás han vacilado en entregar sus vidas cuando han tenido que defender a nuestro país.

Juan de Dios Rojas Sáez, siendo tan solo un joven soldado aprendió a amar la patria y sus emblemas, derrochando coraje y bravura. Logró convertir el temor en arrojo, dejando su sello heroico en muchas de las grandes gestas durante la Guerra del Pacífico, regresando una vez terminado esta.

Terminada la guerra, Juan de Dios Rojas Sáez, obtiene su licencia de retiro absoluto el 30 de julio de 1886, y se va de Chile rumbo a Argentina, en donde junto a su esposa Emilia Ibañez Illanes, conforman su familia teniendo diez hijos, para luego volver a Chile y establecerse en su tierra nuevamente en San Fabián de Alico.

El 6 de agosto de 1951, por Decreto Supremo Nº 890, se le concede el ascenso a Subteniente de Ejército, por ser sobreviviente de la campaña de 1879 a 1884, y dos años más tarde, el 21 de agosto de 1953, por Decreto Supremo Nº 2692, se le concede el ascenso a Mayor de Ejército, por ser sobreviviente de la misma campaña. Sin duda que este soldado chileno, al igual que tantos otros, que lucharon en la Guerra del Pacífico, estaban conscientes que sufrir por la patria es grandioso. El soportar estoicamente las privaciones, las fatigas y las necesidades que impone la vida militar, especialmente en campaña, tiene un mayor significado que un hecho aislado de valor. Juan de Dios Rojas Sáez, el soldado que está inscrito en las páginas gloriosas de nuestra historia militar nos deja un gran ejemplo. Hoy estamos en paz, se lo debemos a todos quienes se esforzaron, pero especialmente a aquellos soldados que al igual que Juan de Dios Rojas Sáez dieron un ejemplo de heroísmo y patriotismo siendo una guía permanente para quienes integran hoy el Ejército de Chile.

Mayor Juan de Dios Rojas Sáez, que combatió en grandes gestas heroicas, y junto a otros soldados, salió triunfante, y cubiertos de glorias en cada una de ellas, permiten escribir en la historia con justicia que tenemos un ejército vencedor y jamás vencido. Característica que le permite transformarse en símbolo sagrado y ennoblecer esta profesión militar hecha de servidumbre y grandeza. Nuestros soldados de antaño son ejemplos a seguir en el Ejército de Chile y día a día se lleva a cabo estando al servicio de la nación, y especialmente el Regimiento Nº 9 de Chillán, para la región de Ñuble, contribuyendo de manera fundamental a preservar la paz, garantizando la soberanía nacional, contribuyendo al desarrollo nacional y a la cohesión social.

Mayor Juan de Dios Rojas Sáez, gracias por el sacrificio y el compromiso que nos honra al Ejército de Chile, a su comuna San Fabián de Alico, y a nuestro país. A los que por Chile combatieron, honor y gloria, muchas gracias".

Tras los sones de la banda del Regimiento Nº 9 de Chillán, el Alcalde Claudio Almuna junto al Teniente Coronel Alejandro Sandoval, descubrieron las placas al homenajeado. La primera perteneciente a la Junta de Vecinos Nº1 de San Fabián Urbano, y la otra de la Municipalidad de San Fabián en nombre de toda la comunidad.

Seguidamente, habló en representación de la familia del veterano de guerra, una de sus nietas. Agradeció el gesto de reconocimiento mencionando que su abuelo amó mucho a esta tierra, por cuanto aquí formó su familia, crecieron sus hijos. Agradeció especialmente al concejal Rodrigo Ávila por apoyar decididamente este reconocimiento. Seguidamente la hija del Mayor Juan de Dios Rojas Sáez, señora Emilia Rojas Ibañez, colocó un cuadro con una fotografía familiar junto al mástil donde se ubica la placa recordatoria.

Escribir comentario

Comentarios: 0